viernes, 26 de febrero de 2021

EL MEDIO EN QUE VIVIMOS

 

EL MEDIO EN QUE VIVIMOS

Actualmente no nos adaptamos al medio, como hicieron nuestros congéneres durante muchos siglos, no porque fueran respetuosos, sino porque no disponían de sistemas ni conocimientos para poder transformarlo. Hoy, tendría justificación si lo transformáramos para “poder vivir”. Pero en los dos últimos siglos, lo que hemos hecho fundamentalmente, lo que hacen los poderes, es transformar el medio no para poder vivir, sino para explotarlo y sacar de él cuanto más beneficio mejor. Esa trasformación lo va destruyendo sin tener en cuenta sus consecuencias en los humanos, en el resto de los seres vivos y en las generaciones venideras.

Incluso, ese beneficio actual que persiguen no es para la mayoría, sino para unos pocos, para sus grupos de poder, que les va a permitir seguir teniendo dominio; es una actuación que se retroalimenta. Es perversa.

Lo más grave, a mi entender, de este proceder, es que va en la esencia del ser humano. No somos solidarios, somos seres que compiten, y no por lo necesario, que tendría lógica, sino por dominar. No todos los humanos, pero sí las castas dominantes.

¿Podemos ser de otra manera? Soy pesimista. Incluso grupos políticos que se revisten de progresía, predican comportamientos sociales éticos, teóricos valores, etc., pero en su praxis, detrás de su prédica ética e idealista, hay mentiras, comportamientos perversos justificando sus maldades por el teórico fin que persiguen; la historia es terca. Además, se sienten redentores y se comportan como las peores clases dirigentes manipulando todo.

Creo que la salvación está en la mayoría de los ciudadanos, siendo reflexivos y críticos con la información que recibimos de los distintos medios de comunicación, detrás de los cuales hay grupos de poder interesados en manipular la información para manejarnos. Potenciar los valores, no todo vale; los valores humanistas, el arte, la cultura, que son las facetas más evolucionadas que poseemos y hace ciudadanos más críticos, más capaces.

La democracia es el mejor de los sistemas, porque si sus mecanismos de vigilancia funcionan como deberían, aunque frecuentemente no es así, hay un continuo control que va corrigiendo y castigando los desajustes.

Para los ciudadanos concienciados, es más fácil luchar contra las dictaduras, pues es fácil identificar al enemigo y sus mecanismos, que contra democracias manipuladas revestidas de teóricos ideales.

Ángel Cornago Sánchez

Fotografía; Ángel Cornago. Bardenas reales.


 

martes, 16 de febrero de 2021

EL CONCEPTO DE DERECHAS E IZQUIERDAS ESTÁ OBSOLETO TAL COMO SE UTILIZA

EL CONCEPTO DE DERECHAS E IZQUIERDAS ESTÁ OBSOLETO TAL COMO SE UTILIZA 

 

Como ciudadano simpatizante, no quiero una izquierda que utilice el “todo vale” para acceder al poder. El todo vale en las formas que, aunque piensen que engañan a la ciudadanía repitiendo hasta la saciedad palabras como “democracia”, “progresista” para atribuirse dichas virtudes, y “derechas”, para agredir al adversario político dando por sentado que son fascistas, inmorales, explotadores, corruptos, arrogándose una supremacía moral que su ideología puede merecer, pero los que hoy la utilizan de forma torticera como si fuera una piedra que lanzan al adversario, no la merecen.

Los ciudadanos de hoy estamos informados, somos reflexivos y sabemos cuándo nos pretenden dar gato por libre. Queremos políticos capaces y honrados, y sistemas para desbancarlos cuando se corrompan o sean incapaces. La democracia es el mandato del pueblo, pero de un pueblo libre, no manipulado por los diversos poderes y los medios de comunicación manejados por ellos.

Ni la izquierda es siempre honrada en sus planteamientos, en la forma de explicarlos a los ciudadanos, incluso ni en su forma de gobernar y financiarse; hay ejemplos suficientes. Ni la derecha es siempre fascista; puede haber grupos o partidos que defiendan dichos métodos, pero son una minoría. La derecha desde la transición se ha ido moderando y, aunque no se esté de acuerdo con sus planteamientos, es una derecha civilizada y merece respeto, aunque también ha aprovechado el poder para corromperse. Sin embargo, la izquierda no ha cambiado un ápice en sus modos, en estos últimos años se ha radicalizado, hasta el punto que defienden escraches, pactan con la marca blanca de los terroristas, y son capaces de llamar fascistas a todos los que no piensen como ellos. Es un burdo engaño que a puro de repetirlo se ha normalizado, y forma parte de personas sin sentido crítico y sin otra manera de informarse. Incluso la propia derecha se siente acomplejada por esa supuesta supremacía moral que sin ningún pudor exhiben los radicales, cuando también tienen mucho que ocultar. Son mecanismos psicológicos perfectamente estudiados.

Es preciso una recapitulación y poner en orden estos conceptos en la cabeza de los ciudadanos y de los propios políticos.  En definitiva, lo que precisamos es que las personas que entren en política sean capaces, capaces y honradas e imbuidas por un muy acentuado sentido de justica social. Mujeres y hombres capaces y justos serán capaces de hacer la política más adecuada en cada momento para los fines que se persiguen; negociarán, pactarán, porque el fin no será sentarse en la poltrona, ni defender su religión política particular, sino servir a la ciudadanía. El poder debe ser servicio. Los conceptos de derecha, izquierdas están contaminados en el momento actual, y no vale con el calificativo, es preciso el contenido, y los métodos para conseguir sus fines. Detrás de las siglas de los partidos se esconden verdaderos tahúres.

Ángel Cornago Sánchez

Fotografía: Boca del infierno. Cerca de Cascais. Fotografía propia.

 

 

 

viernes, 5 de febrero de 2021

EL SUELDO DE ALGUNOS DEPORTISTAS


 

EL SUELDO DE ALGUNOS DEPORTISTAS

 

Recientemente, ha salido a la luz el contrato de Messi, excelente jugador del futbol club Barcelona, tal vez el mejor del mundo. La noticia es el desorbitado sueldo que cobra. Este dato sirve para suponer, -aunque estén lejos de Messi-, lo que cobran muchos deportistas y otras profesiones que aportan a la sociedad poco más que entretenimiento.

No tengo nada contra Messi, me parece un excelente jugador, y como persona me parece prudente; me merece respeto e incluso me inspira simpatía su forma de ser discreta. Por derivación, me refiero a todos los jugadores de élite y a otras profesiones florero para la sociedad, entendiendo por tales las que solo aportan entretenimiento, en todo caso necesario, pero retribuido de forma mucho más racional. Ellos no son los principales culpables de la situación. Es el sistema el que falla.

 Aportan a la sociedad solo entretenimiento. No me extraña que estos contratos se mantengan en secreto, porque resulta obsceno ante la situación de muchas otras personas que, trabajando duramente y llevando una vida de sacrificio, apenas pueden llegar a final de mes, siendo, además, muy necesarios para la sociedad; suponen parte importante para el desarrollo de un país, junto con investigadores, profesores, y otras profesiones, que cobran sueldos modestos en general.

El deporte, fundamentalmente el futbol, se ha convertido en el opio del pueblo, el circo de los romanos que, junto con las televisiones frívolas, nos tienen anestesiados. Esta diversión está potenciada por otros poderes económicos que manejan televisiones, casas de apuestas, incluso a poderes políticos. A base de potenciar el juego y la diversión obtienen pingües beneficios, beneficios que no salen del aire, salen de los de siempre, de los ciudadanos, por medio de los anuncios, las apuestas, las camisetas, en definitiva, de poner valor a cosas que objetivamente no lo tienen. Otro beneficio es el manejo. A los “poderes” no les interesa que seamos personas informadas y reflexivas; eso lo consiguen magnificando el deporte de masas y los programas frívolos en la tele, que a su vez hacen manipulación informativa.

Vivimos en una sociedad tremendamente injusta, que nos tiene subyugados y manipulados por grandes poderes económicos en la sombra con objetivos concretos, y estos habilidosos del balón y otros deportes, son magnificados y utilizados por los medios de comunicación para crear en torno a ellos y sus habilidades, una aureola como si se tratara de héroes nacionales e incluso internacionales, cuando, repito, solo aportan entretenimiento. Si lo pensamos seriamente, parece hasta ridículo, pero es sangrante.

 

Ángel Cornago Sánchez. Derechos reservados. Fotografía: as.com

 

 

martes, 2 de febrero de 2021

NADA HAY PURO COMO LA NIEVE (Texto breve de introspección personal)

 

NADA HAY PURO COMO LA NIEVE 

No me gusta el mar cuando me abraza, cuando formo parte de su paisaje, ya sea nadando, en una barquichuela, o aunque sea en un gran trasatlántico. Creo que en mis anteriores reencarnaciones y en la cadena de la evolución, nunca fui pez; tal vez pájaro, aunque también siento vértigo en los pisos altos y, en los aviones, me agarro a los asientos en una actitud irracional e idiota.

Seguramente antes fui gusano. Me gustan los espacios reducidos, con muchos pies en el suelo, incluso con las manos. Me siento cobijado y absorto por sensaciones sublimes de felicidad cuando estoy en una de esas pequeñas casetas en el monte en medio de una tormenta. En esos momentos entiendo mi pequeñez, y también mi grandeza íntima, similar a la de los otros humanos que bucean en su mundo interior.

Me gusta el calor, aunque sea intenso; me siento reforzado en energía. El frío helador me produce desolación, pero también impulsa mi fortaleza. El viento huracanado, expectación indolente. Con la lluvia persistente siento cierta tristeza sin visos de futuro. La nieve me inspira pureza, pero una pureza que no comprendo, porque no existe, aunque me gusta contemplarla ensimismado.

Los grandes espacios me apartan de mi mundo. Los espacios reducidos, por arcaicos y humildes que sean, me producen regusto en mi individualidad, aunque fuera el mundo se derrumbe. El fuego, una llama encendida en el suelo o en un hogar, además de calor, me provoca bienestar y sensación de íntima seguridad.

En el lujo me siento intruso, incómodo y zarrapastroso, aunque tampoco soporto a los que por su clase social o por sus puestos de relumbrón me miran por encima del hombro, algo que sufrí con frecuencia cuando era niño. Hay mucho imbécil de cuna, y, muchos, entre los que renuncian a sus orígenes. Me siento cómodo en la clase social en la que nací, con mi gente de siempre.

No sé nadar, ni volar, tampoco levitar. Prefiero pasar desapercibido cuando no tengo nada importante que decir. A veces siento el impulso, el deber de hablar y, tal vez con compulsión hiero en el tono y digo lo que pienso como un imperativo e ineludible deber. A veces me traiciono y me callo y, luego, me siento mal o me pongo excusas en las que no creo.

Me hastían los voceros de turno de tal o cual partido político, faltándonos al respeto; nos tratan como a ineptos lanzándonos consignas, frases, palabras, slogans, como si fueran marcas de detergentes, para que compremos su producto, en vez de explicarnos clara, seria y honradamente, sus ideas y proyectos. Sus puestas en escena, sus gestos, sus poses, ofenden a la inteligencia.

 Hay muchos imbéciles aupados a los púlpitos de poder y de podercitos, que se sienten ungidos y con derecho a impartir magisterio sobre los más diversos temas, aunque sean frívolos e incluso analfabetos funcionales. Su mérito: estar en “la pomada”, “el destino”, o más bien su “baboseo” con los diversos mandamases.

Todavía me parece más grave y despreciable, la actitud de los intelectuales vendidos, domesticados, o los que con la habilidad del camaleón se adaptan a todas las circunstancias de los poderes de turno por muy divergentes que sean, para seguir parasitando en post de sus intereses. En ocasiones, además de mediocres, son miserables.

Por eso, como he dicho, no sé nadar, volar, ni levitar; intento, aunque no siempre lo he conseguido, andar por el suelo, por la tierra, descalzo para percibir sus latidos, y marchar siempre recto para jalonar mi vida de cordura y honradez, aunque, es difícil, porque nada hay puro como la nieve.

Ángel Cornago Sánchez

 

.

 

viernes, 22 de enero de 2021

EL SER HUMANO COMO GRUPO SOCIAL

 


EL SER HUMANO COMO GRUPO SOCIAL

 

El ser humano como grupo social no encontrará nunca un sistema estable, donde la justicia sea la regla, no haya competencia, y los valores humanos sean la forma habitual de relación. Es la antítesis de lo que somos. Somos envidiosos, egoístas, avariciosos, con ansia de poder, de dominio.

Somos capaces de ideales, pero discrepamos en la forma de llevarlos a cabo, de liderarlos, incluso en matices. La competencia es la regla. En las personas de a pie, que somos la mayoría, la competencia es a pequeña escala y no trastorna nuestras vidas. Muchos vivimos o intentamos vivir, sin dejarnos influir por lo fatuo, por lo frívolo, por los “floreros” de muy diversos tonos, ni por los cantos de sirena. Otros se motivan por las apariencias, por las formas, por la escala social. Otros, por no aceptar las limitaciones que a todos nos van llegando con el paso del tiempo. Algunos, se dejan arrastrar por envidias, por la competencia, por los celos, por la avaricia de tener más.

Pero, los verdaderos tiburones, están en la vida pública. Son los políticos, y los poderosos económicos. Son los que tratan de estar en la cresta de la ola, de estar en la pomada de los órganos de decisión. Los políticos se disfrazan de altruistas, de idealistas, cuando su finalidad, en muchos de ellos, es fundamentalmente egoísta. Hay pocos cuya motivación sean realmente ideales para servir a los ciudadanos. Además, hay una diferencia importante: tal como los gerifaltes de los poderes económicos o sus asesores, suelen ser la mayoría personas competentes, aunque muchos de ellos con pocos escrúpulos, los políticos, sobre todo en determinados momentos históricos como el actual, son incompetentes, avariciosos, incluso inmorales, motivados por ansia de poder, y, muchas veces, aupados por poderes económicos para manejarlos con facilidad.

Pero es la regla. El mundo es así, sobre todo en determinados momentos históricos, en el que los poderes políticos están casi copados por incompetentes y, a veces, también inmorales que solo persiguen su medro. Por supuesto que hay excepciones muy honrosas, pero casi siempre, estaremos y hemos estado, en manos de “tiburones”.

Fotografía propia. Camino del Ebro.

Ángel Cornago Sánchez

 

viernes, 15 de enero de 2021

MUERTE. ACTUACIONES CENTRADAS EN EL NO SUFRIMIENTO


 MUERTE. ACTUACIONES CENTRADAS EN EL NO SUFRIMIENTO

 

 La secuencia rutinaria debería ser:

Etiquetar a un paciente de terminal en el momento adecuado, y no continuar con estudios o intervenciones agresivas.

El objetivo desde ese momento debe centrarse en mejorar su calidad de vida y en su futura calidad de muerte, aunque se pueda acortar la vida.

El “documento de voluntades anticipadas”, si no es competente, es un medio importante para saber cómo desea ser tratado. Generalmente se hace para limitar el esfuerzo terapéutico y centrarse solo en aliviar el sufrimiento y dejar que la muerte llegue, aunque se acorte la vida.

En todos los casos: una buena asistencia en Cuidados Paliativos.

La sedación terminal es la opción cuando se prevé cerca la muerte y la paliativa no ha sido suficiente.

  

Cuidados paliativos


 La asistencia sanitaria, como ya he comentado, no debe centrarse solo en curar, en aliviar, y en tratar la enfermedad crónica. Una finalidad también fundamental y necesaria ya que todos vamos a pasar por esa situación, es “la calidad de muerte”. En muchos casos, el acercamiento al final será padeciendo síntomas de difícil control, tanto físicos como psicológicos de tratamiento complicado y que precisan especialistas médicos, psicólogos, etc. que consiguen mejorar ostensiblemente los síntomas en la última etapa de la vida y en el momento de la muerte. Se hace en las llamadas Unidades de Cuidados Paliativos. En nuestro país con claramente insuficientes, de hecho, estamos a la cola de Europa.

Callahan[i]: ”los objetivos de la medicina del siglo XXI tienen que ser dos y ambos de la misma categoría y la misma importancia; por una parte, permanece el objetivo médico de siempre: prevenir y tratar de vencer a las enfermedades; pero por otra, cuando independientemente de todos nuestros esfuerzos llegue la muerte, conseguir que los pacientes mueran en paz, ya que a pesar de los avances tecnológicos, nunca podremos posponerla indefinidamente”.

El Ministerio de Sanidad publicó las bases para el Desarrollo del Plan Nacional de Cuidados Paliativos elaborado en el Consejo Interterritorial a instancias del Senado, donde consta, “garantizar a los pacientes en fase terminal los cuidados paliativos, como un derecho legal del individuo, en cualquier lugar, circunstancia o situación, a través de las diferentes estructuras de la red sanitaria”2001.

La Organización Médica Colegial y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos han afirmado recientemente: “la atención integral y la promoción de la calidad de vida en las fases más avanzadas de las enfermedades crónicas evolutivas y de los enfermos terminales, deben ser consideradas, como un derecho fundamental de las personas y una prioridad para las administraciones y organizaciones sanitarias y sociales”2002.

 Sedación paliativa

Es la administración deliberada de fármacos en las dosis y combinaciones requeridas, para reducir la consciencia de un paciente terminal, tanto como sea preciso, para aliviar adecuadamente uno o más síntomas refractarios.

 Sedación terminal:

 La administración deliberada de fármacos, para lograr el alivio inalcanzable con otras medidas, de un sufrimiento físico y/o psicológico, mediante la disminución suficientemente profunda y previsiblemente irreversible de la conciencia de un paciente, y cuya muerte se prevé muy próxima, con el consentimiento explícito, implícito o delegado del paciente.

Sedación terminal. Indicaciones

Síntomas de difícil control.

Síntomas refractarios (16-52%).

Delirio, disnea, dolor, sufrimiento, estrés existencial.

Condicionantes: tiempo previsible de vida. Consentimiento

 

PROVOCAR LA MUERTE DE FORMA ACTIVA A PETICIÓN DEL PACIENTE

 

Eutanasia

El paciente pide que le provoquen la muerte.

Con intención de acabar con sus sufrimientos.

Hace uso de su autonomía.

Es competente.

Pide un acto transitivo: por parte de otro.

Ejemplo: Caso Vicent Humbert...

 

Suicidio asistido

El paciente pide que le proporcionen los medios para “él” quitarse la vida.

Hace uso de su autonomía.

Pide un acto intransitivo. Lo hace él mismo, aunque se le dan los medios.

Se sabe que lo va a utilizar para provocarse la muerte.

Moralidad?

 

Eutanasia. Legislación holandesa muy similar a la española.

 El paciente debe padecer una enfermedad terminal.

l  Debe padecer un sufrimiento insoportable sin esperanza de mejoría.

l  Lo ha pedido de forma reiterada en el tiempo.

l  El médico debe pedir la opinión de otro colega.

l  Debe informar de lo hecho a una comisión formada por un médico, un jurista y un experto en ética.

 

Argumentos a favor y en contra:

 Argumentos en contra

- La defensa de la vida es un dogma.

- El juramento hipocrático que hacemos los médicos no se cumpliría..

- La profesión médica se afectaría.

- Se duda de la competencia de quien lo pide.

- Teoría de la “pendiente resbaladiza” (los requisitos se irían relajando).

- Podría haber una incitación soterrada.

- Se relajaría de calidad de paliativos.

 

Argumentos a favor:

- Las personas tienen autoridad moral sobre sus vidas. Debe intervenir el Estado para garantizarlas.

- La misma competencia se precisa para rechazar un tratamiento necesario, que para pedir la aplicación de otro que provoca el mismo fin (principio de autonomía).

- Es lo mismo matar que dejar morir. Es legal desde 2002 negarse a recibir un tratamiento aunque salve la vida.

- El Juramento Hipocrático está obsoleto.

- Contra la pendiente resbaladiza: Control

 

 CONCLUSIONES FINAL DE LA VIDA

 El final de la vida es un momento de especial trascendencia.

Tenemos derecho a morir en paz. Hay que humanizar la muerte.

La medicina dispone de medios poderosos, pero pueden alargar el sufrimiento. Hay que evitar el encarnizamiento terapéutico.

Hay que dejar que la muerte llegue.

 

l  Se debe utilizar el mismo entusiasmo para paliar los sufrimientos que para curar.

l  Hay que respetar los deseos del paciente, aunque de ello se derive su muerte.

l  Hay tratamientos paliativos que pueden adelantar la muerte. Hay que asumirlos con información al paciente

l  Tenemos derecho a dar y a dejar nuestras directrices anticipadas.

l  Es fundamental tener una muy buena cobertura de Cuidados Paliativos.

l  Esta cobertura es la mayor defensa para que no haya personas que pidan la muerte provocada.

l  Aun en estas condiciones habrá casos que la demanden.

l  ¿Tenemos derecho a obligarles a seguir sufriendo?: Legalización?, Despenalización?

Si todos los pasos anteriores se hacen bien, habrá muy pocas personas que demanden la eutanasia o el suicidio asistido.

Una situación más comprometida es cuando la muerte no está cerca, como es el caso de pacientes con grandes limitaciones imposibles de cambiar (tetraplejias, estados vegetativos, etc).

La eutanasia y el suicidio asistido, a mi entender, estarían reservados para pacientes con plena competencia, con enfermedades terminales o incurables, aunque la muerte no se prevea próxima y se hayan agotado todos los recursos terapéuticos con la valoración previa y tratamiento en Cuidados Paliativos, cumpliendo rigurosamente los requisitos que exige la ley.

Es un tema que requiere, además de muchas matizaciones, mucha sensibilidad, mucho respeto y mucha empatía.

Se debe respetar la objeción de conciencia de los sanitarios.
Ángel Cornago Sánchez.  Fotografía propia.
Derechos reservados,

[i] Callahan, D. Death and the research imperative. N Engl J Med 2000.; 342: 654-656. Citado por Arranz

martes, 12 de enero de 2021

SITUACIONES AL FINAL DE LA VIDA (Esquemas de conceptos)

 CONCEPTOS Y SITUACIONES AL FINAL DE LA VIDA 

 Finalidad de los tratamientos en la enfermedad

Cuando la curación es posible: domina la curación como finalidad.

Se pueden asumir trats. agresivos.

Se pueden asumir riesgos.

Se pueden asumir efectos secundarios.

En el caso de enfrs. crónicas: finalidad

                        No progreso de la enfermedad. Calidad de vida.

Se pueden asumir determinados riesgos.

Determinados efectos secundarios.

En el caso de enfrs. terminales.

Se pueden asumir riesgos para mejorar la calidad de vida.

No tratamientos ni exploraciones agresivas sin fundamento.

Sólo lo que beneficie el no sufrimiento.

 Enfermedad terminal

Presencia de enfermedad avanzada, progresiva e incurable.

l  Falta de posibilidades razonables (con las evidencias disponibles) de respuesta al tratamiento específico.

l  Presencia de numerosos problemas y síntomas intensos y cambiantes.

l  Gran impacto emocional en relación con la presencia explícita o no de la muerte.

Pronóstico de vida inferior a seis meses.


Muerte digna:

El ser humano no pierde la dignidad.

Nos referimos:

No perder el control.

Tener controlados los síntomas.

Ser tratado como ser humano.

Respeto al proceso de morir.

Morir en el momento oportuno.


 Buena muerte:

l    Morir de forma repentina?

l    Morir siendo consciente?

l    Morir en el momento oportuno.

l    Mantener la privacidad.

l    Carente de dolor y otros síntomas.

l    Apoyo emocional.

l    Apoyo espiritual.

l    Rodeado de sus seres queridos.


Muerte en paz

l  Muerte aceptada.

l  Vida anterior aceptada: los fracasos, las culpas, los fallos, etc.

l  Reconciliado.

l  Con los síntomas controlados.

l  Con las necesidades espirituales cubiertas.

l  Rodeado de sus afectos.

Muerte en paz: Es aquella en la que el dolor y el sufrimiento han sido minimizados mediante los cuidados paliativos adecuados, en donde los pacientes nunca son abandonados o descuidados y en donde la atención de quienes no van a sobrevivir, se considera igual de importante de los que sí sobrevivirán” Hasting Center 1996

                                    Tenemos derecho:

A una buena asistencia en el proceso del morir.

A una muerte sin sufrimiento.

A que se respeten nuestros deseos.


 

OPCIONES DE TRATAMIENTO


Tratamientos centrados en el “no sufrimiento”. El objetivo centrado en mejorar la calidad de vida y la calidad de muerte.


Si el paciente es competente es imperativo respetar su autonomía.


Documento de Voluntades anticipadas. Se hace previamente, generalmente en estado de salud, también en primeras fases de enfermedad crónica o de enfermedad terminal. En él se deja dicho cómo queremos ser tratados en caso de que seamos incompetentes y no podamos decidir.


Documento con validez legal, en el que se indica que, si tenemos una demencia severa y se presenta otra enfermedad que nos puede llevar a la muerte, expresamos que no sea tratada y que solo se centren los esfuerzos en mejorar la calidad de muerte. Basada en la ley de autonomía del paciente. En vigor desde noviembre del 2002



Voluntades anticipadas Ley básica 41/2002. (14-novbr.)

     l  Deberán ser siempre por escrito.

l  No pueden ser contrarias a la “lex artis” o al ordenamiento jurídico. No es la eutanasia. No pueden provocarle la muerte.

l  Anotación razonada en la historia.

l  Podrán revocarse en cualquier momento.

l  Se creará un registro en el Ministerio de Sanidad.

 

DOCUMENTO DE VOLUNTADES ANTICIPADAS[i] (modelo)

 

            Yo,____________________________________________, mayor de edad, con DNI num.___________ y domicilio en__________________________________

con  plena capacidad de obrar y actuando libremente, otorgo el presente Documento de Voluntades Anticipadas.

En lo que se refiere a la interpretación y aplicación de este documento, designo como mi  representante a_________________________________ con DNI___________

con domicilio en _________________ calle_________________________________

y teléfono____________, quién deberá ser considerado como interlocutor válido y necesario para el médico o el equipo sanitario que me atienda y como garante del cumplimiento de mi voluntada aquí expresada. De la misma manera, por si se diera el caso de renuncia o imposibilidad de mi representante, designo como representante sustituto a_________________________________ con DNI_____________ y domicilio en_________________ calle____________________________________ y teléfono_____________  

 

DISPONGO:

Si en el futuro me encontrase sin competencia para decidir por mí mismo en alguna de las situaciones que detallan a continuación:

1º.- Demencia severa debida a cualquier causa (por ejemplo enf. de Alzheimer...)

2º- Daños encefálicos severos debidos a cualquier causa (por ejemplo: coma irreversible, estado vegetativo persistente...)

3º.- Enfermedad degenerativa neuromuscular en fase avanzada (por ejemplo esclerosis múltiple...)

4º.- Cáncer diseminado en fase avanzada  (por ejemplo tumor maligno con metástasis) no tributario de mejoría franca con tratamiento.

5º.- Enfermedad inmunodeficiente en fase avanzada no tributaria de mejoría franca con tratamiento.

6º.- Cualquier otra enfermedad en que mi situación se considere irreversible y no tributaria de tratamiento.

Y si a juicio de los médicos que entonces me atiendan (siendo por lo menos uno especialista), no hay expectativas de recuperación sin que se sigan secuelas que impidan una vida digna según yo la entiendo, mi voluntad es que NO me sean aplicadas, o bien que se retiren si ya han empezado a aplicarse, medidas de soporte vital o cualquiera otra que intente prolongar mi supervivencia.

 

DESEO, en cambio, que se instauren las medidas que sean necesarias para el control de cualquier síntoma que pueda ser causa de dolor, padecimiento o malestar, aunque eso pueda:

-          Acortar mi expectativa de vida.

-          Poner fin a mi vida.

 

Instrucciones adicionales:

 

 

Solamente en el caso de ser mujer y estar en edad fértil:

Si en el momento de alguna de las situaciones antes citadas, estoy embarazada, mi voluntad es:

-       Se mantenga íntegramente la validez de este Documento.

-       La validez de este Documento quede en suspenso hasta después del parto.

-       La validez de este Documento quede en suspenso hasta después del parto, siempre que haya garantías de que mi estado clínico no afecte negativamente al feto.

En caso de que el o los profesionales sanitarios que me atiendan, aleguen problemas de conciencia para no actuar de acuerdo a mi voluntad aquí expresada, solicito ser transferido/a  a otro u otros profesionales que estén dispuestos a respetarla.

 

Así mismo queda claro que en cualquier momento puedo anular el presente documento, y de que primará sobre el, la competencia para decidir que pueda tener según los profesionales que me atienden.

 

Lugar y fecha______________________________________________

Firma del otorgante__________________________________________

 

Firma del representante____________________________________________

Firma del representante sustituto_____________________________________

 

Firma de tres testigos:

 

Nombre___________________________________ DNI___________

                                   

                                                           Firma:

Nombre___________________________________ DNI___________

 

                                                           Firma:

Nombre___________________________________DNI____________

                                                            Firma:

 

Si más adelante, el otorgante quisiera dejar sin efecto el presente Documento podrá firmar, si lo desea la siguiente orden de anulación:

Yo________________________________________, mayor de edad, con DNI_________, con plena capacidad de obrar y de manera libre anulo y dejo sin efecto el presente Documento de voluntades anticipadas en todos sus extremos.

Lugar y fecha__________

 

Firma________________



Ángel Cornago Sánchez. Derechos reservados.