Mostrando entradas con la etiqueta Alcohol. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alcohol. Mostrar todas las entradas

sábado, 9 de mayo de 2015

ALCOHOL. CONSUMO RESPONSABLE

Alcohol. Consumo responsable.

Ángel Cornago Sánchez

En los dos artículos anteriores, he hecho referencia al alcoholismo como enfermedad de dependencia, y a sus consecuencias sobre la salud en los distintos órganos y sistemas. Ambos problemas, aparecen consumiendo cierta cantidad de gramos al día con asiduidad, y durante tiempo prolongado. Me voy a referir ahora al consumo responsable, entendiendo por tal, el que no nos va a producir efectos negativos, y nos va a permitir gozar de los efectos positivos que puede tener.
La cantidad para etiquetar este consumo como tal, debe ser  aproximadamente por debajo de los cuarenta grs. de alcohol al día (en la mujer la mitad), pero hay personas susceptibles que con esta cantidad pueden presentar síntomas de irritabilidad, incluso agresividad y embriaguez. En estos casos, las cantidades deben ser menores, e incluso deben abstenerse, pues son especialmente sensibles.
Una advertencia muy importante es que, para los que ya son alcohólicos aunque hayan dejado de beber, dichos criterios no sirven. En estos casos la abstinencia debe ser total y para siempre, pues la dependencia es muy fuerte y el alcohol se comporta como una potente droga que no permite pequeñas dosis.
Otro aspecto importante que atañe a todos, es que aun con consumo responsable, no se debe conducir, ni manejar máquinas, ni realizar trabajos de riesgo. No se debe beber en el embarazo, ni se debe dar a los niños aunque sea en pequeñas cantidades. Tampoco se debe beber en el trabajo. Ojo a la interacción del alcohol con medicamentos, sobre todo con tranquilizantes y con los que se utilizan en psiquiatría: potencian la acción.
El alcohol a pequeñas dosis, produce cierta euforia, favorece la desinihibición y una actitud positiva para la comunicación, por eso es frecuente tomarlo en momentos lúdicos, de reuniones familiares o de amigos.
Hay estudios que demuestran que una copa de vino tinto al día mejora el funcionamiento del corazón, baja la TA. (más de 40 grs/d. sube la tensión arterial). Parece prevenir el Alzheimer. Son estudios que pueden estar sesgados por intereses de los productores y que hay que seguir corroborando.
Resumiendo, el alcohol consumido de forma moderada y ocasionalmente, nos puede mejorar la actitud en esos momentos especiales que pasamos con amigos o con la familia, siempre que lo consumamos de forma responsable y no tengamos que asumir riesgos de conducción, etc. Consumir diariamente una o dos copas de vino al día, pero siempre menos de 40 grs., parece ser beneficioso, aunque se debe seguir confirmando con estudios sucesivos.
(De momento, con esto termino el tema del alcohol.)

Ángel Cornago Sánchez 

jueves, 7 de mayo de 2015

PROBLEMAS DE SALUD QUE PRODUCE EL ALCOHOL

Lesiones que produce el alcohol.

Recuerdo que el alcohol puede producir dependencia, lo cual ya es una enfermedad, enfermedades producidas por su ingesta que puede afectar a muchos órganos y sistemas que vamos a tratar aquí. En no pocas ocasiones la dependencia irá asociada a lesiones orgánicas, aunque no siempre.
Voy a repasar de forma somera los efectos que sobre la salud puede producir el alcohol sin entrar en detalles, por hacer un escrito que se lea fácil y no sea largo.
Recuerdo los "problemas sociales" que puede producir, que aunque no son de salud pueden ser tan graves o más en algunos casos: problemas familiares, problemas de tráfico, económicos, sexo de riesgo, accidentes laborales, absentismo laboral, legales (un % alto de delitos tienen relación con el alcohol). Suicidios…
Fases progresivas que se pueden producir después de una ingesta de alcohol más o menos importante: Euforia.Excitabilidad.Descoordinación.Sopor.Coma…Muerte. Durante o después de la ingesta aguda es cuando se producen muchos de los problemas sociales que he enumerado, fundamentalmente de tráfico, legales, sexo de riesgo, familiares, etc. También durante las frecuentes ingestas de los bebedores crónicos.
Bebedor crónicoSALUD Y ALCOHOL.
En general, son precisos a partir de unos 80 grs./d. en el hombre y 40 grs./d. en la mujer, aunque es variable. Es importante el tiempo de ingesta que, asimismo, es variable.
El alcohol afecta a diversos órganos y sistemas, la mayoría de las veces de forma solapada, sin apenas dar síntomas, de tal forma que, con frecuencia, no se reconocen como tales hasta que se hacen patentes.
- Alteraciones Psicológicas: Ansiedad. Depresión. Irritabilidad. Agresividad. Implicado 50% homicidios. Suicidios tasa de 9 a 22 veces más altas. Celotipia (celos infundados).
- Aparato Digestivo: - Esófago: trastornos de la motilidad. Reflujo. - Estómago: gastritis aguda. Gastritis crónica con metaplasia. Cáncer? - Intestino delgado: Diarreas. – Pancreas: Pancreatitis crónica. Pancreatitis aguda. – Hígado: Hígado graso. Hepatitis alcohólica, Cirrosis hepática.
- Sistema Cardiovascular: Disminuye la contractibilidad del corazón. Aumenta la vasodilatación periférica. Aumenta la tensión arterial. “Corazón de fin de semana” (arritmias). Afecta al músculo cardiaco: Miocardiopatia. - Accidentes vasculares cerebrales.
- Sistema nervioso: Anmesia alcohólica. Neuropatía periférica. Síndrome de Wernike: (Oftalmoplegia, Ataxia. Confusión). Sindrome de Korsakof: (Disminución de la memoria. Alucinaciones. Confusión. Confabulación. Cambios de personalidad). Degeneración cerebelosa. Perturbaciones de la memoria. Demencia alcohólica. Alucinaciones alcohólicas. Delirio crónico. Intoxicación patológica.
- Aparato genitourinario: - Dosis moderadas aumento de la apetencia sexual. Disminución de la erección. En dosis más intensas en los varones atrofia testicular. En la mujer a dosis continuadas: Amenorrea. Atrofia ovárica. Esterilidad. Abortos espontáneos. - En el embarazo: malformaciones en el feto.
Son los problemas más importantes de salud que puede producir el alcohol. Tal vez el mensaje primordial es que las lesiones se van produciendo en muchos casos de forma solapada y lentamente, de tal forma que apenas dan síntomas o no se reconocen como secundarios a su ingesta. Cuando se presentan los síntomas importantes, las lesiones suelen ser graves. Muchas de estas patologías pueden llevar a la muerte.
También es cierto que si se suprime la ingesta a tiempo, muchas lesiones se recuperarán, o al menos frenarán o estabilizarán su evolución. El organismo quedará sensibilizado para siempre (con poca cantidad podrán reactivarse los síntomas y la evolución de la enfermedad). No existe un antídoto para seguir bebiendo y contrarrestar los efectos del alcohol.


Ángel Cornago Sánchez.

jueves, 30 de abril de 2015

ALCOHOLISMO PROBLEMA GRAVE, A VECES NO DIAGNOSTICADO.

Alcohólismo.
Ángel Cornago Sánchez

Hace bastantes meses, el grupo de “Alcohólicos anónimos” con motivo de la celebración de su treinta y cuatro aniversario, me invitaron a participar en su reunión para que les hablara de las repercusiones del alcohol sobre la salud. Fui con mucho gusto.
El comienzo fue impactante: dos personas con dependencia hablaron con crudeza ante un auditorio de unas cien, de su experiencia y sus sufrimientos cuando habían estado consumiendo. El mecanismo beneficioso, es una psicoterapia de grupo, un apoyo de todos los demás con su presencia y comprensión, ya que han pasado o están pasando por situaciones similares. En realidad es una catarsis que produce un efecto muy favorable y una motivación añadida para seguir sin consumir, porque (hay que tenerlo claro), alcohólico se es para toda la vida; hay que dejar el alcohol para siempre. Después habló un familiar, el esposo de una señora alcohólica hoy en abstinencia desde hace mucho tiempo; su relato fue muy ilustrativo y positivo para familiares de personas con dependencia activa, o en las primeras fases de la terapia. También es importante la experiencia de los familiares, pues son los segundos y, a veces, los primeros sufridores del alcoholismo de su familiar. Dicha asociación les sirve de apoyo humano y a veces profesional.
Por no hacer la exposición larga, no es el lugar, voy a ceñirme a unas breves consideraciones que son importantes.
1º. El alcohol en nuestra cultura es una sustancia con la que hemos convivido desde niños: la asociamos a celebraciones, a la buena mesa, a las relaciones sociales. Los actores, sobre todo en las películas de hace años, fumaban y bebían como un acto de liderazgo; se asociaba a personajes de ficción que valorábamos. En definitiva, lo vemos como algo inocente y positivo pero, no lo es
2º. Su poder adictivo es débil, es decir, porque bebamos de vez en cuando de forma moderada, es difícil que lleguemos a la dependencia. Pero, muy importante: cuando se llega a la dependencia, es tan difícil o más deshabituarse que con otras drogas, llámese cocaína, heroína, etc.
3º. En los episodios de intoxicación aguda, tiene repercusiones graves en el ámbito de la salud, como accidentes de tráfico, de trabajo,  legales (agresiones, etc.), sexo con riesgo, familiares, etc. Otro día tal vez aborde de forma resumida los problemas que puede provocar.
4º En los pacientes que consumen habitualmente pueden provocar problemas de salud graves: sobre el sistema nervioso, corazón, páncreas, hígado, embarazos, impotencia, etc., incluso pueden llevar a la muerte.
5º Las mujeres son más sensibles.
Las cantidades de riesgo son variables. Por dar unas cifras: en el varón por encima de 80 grs./día. En la mujer 40 grs./día. Para tener idea de los gramos: un litro de la bebida consumida tiene en gramos de alcohol, el resultado de multiplicar por 10 los grados de la bebida en cuestión, y el resultado multiplicarlo por 0,8.
Hay que beber de forma responsable: nunca en el trabajo, nunca conduciendo, nunca en el embarazo. Los niños nunca deben beber alcohol.
Unas preguntas para auto-contestarse y sospechar si puede estar teniendo algún problema:
         - Tiene impresión de que debería beber menos?
         - Le ha molestado la crítica sobre su forma de beber?
         - Se ha sentido culpable por beber?
         - Le ha ocurrido tener que beber al levantarse para calmar los nervios?
Cualquiera de las tres primeras preguntas es sugestiva de riesgo, la última es sugestiva de dependencia.
Estas breves líneas tratan simplemente de ser una llamada de atención sobre un problema que parece inocente, pero que es grave y afecta mucho más de lo que se reconoce. Es la imagen del “iceberg”, que es mucho mayor la parte sumergida que la que aparece en la superficie. Lo mismo sucede con el alcoholismo, hay muchos más que los que reconocen su problema. Muy importante: muchos ni siquiera son conscientes.
En definitiva, estas asociaciones, hacen una labor encomiable en un problema tan grave como el alcoholismo para quien lo padece y para sus familias. Los resultados son buenos.
Ángel Cornago Sánchez

domingo, 8 de diciembre de 2013

Alcohol. Consumo responsable


 
Alcohol. Consumo responsable
 
En los dos artículos anteriores, he hecho referencia al alcoholismo como enfermedad de dependencia, y a sus consecuencias sobre la salud en los distintos órganos y sistemas. Ambos, aparecen consumiendo cierta cantidad de gramos al día con asiduidad, y durante tiempo prolongado. Me voy a referir ahora al consumo responsable, entendiendo por tal, el que no nos va a producir efectos negativos, y nos va a permitir gozar de los efectos positivos que puede tener.
La cantidad para etiquetar este consumo como tal, debe ser  aproximadamente por debajo de los cuarenta grs. de alcohol al día (en la mujer la mitad), pero hay personas susceptibles que con esta cantidad pueden presentar síntomas de irritabilidad, incluso agresividad y embriaguez. En estos casos, las cantidades deben ser menores, e incluso deben abstenerse, pues son especialmente sensibles.
Una advertencia muy importante es que, para los que ya son alcohólicos aunque hayan dejado de beber, dichos criterios no sirven. En estos casos la abstinencia debe ser total y para siempre, pues la dependencia es muy fuerte y el alcohol se comporta como una potente droga que no permite pequeñas dosis.
Otro aspecto importante que atañe a todos, es que aun con consumo responsable, no se debe conducir, ni manejar máquinas, ni realizar trabajos de riesgo. No se debe beber en el embarazo, ni se debe dar a los niños aunque sean en pequeñas cantidades. Tampoco se debe beber en el trabajo. Ojo a la interacción del alcohol con medicamentos, sobre todo con tranquilizantes y con los que se utilizan en psiquiatría: potencian la acción.
El alcohol a pequeñas dosis, produce cierta euforia, favorece la desinhibición y una actitud positiva para la comunicación, por eso es frecuente tomarlo en momentos lúdicos, de reuniones familiares o de amigos.
Hay estudios que demuestran que una copa de vino tinto al día mejora el funcionamiento del corazón, baja la TA. (más de 40 grs/d. sube la tensión arterial). Parece prevenir el Alzheimer. Son estudios que pueden estar sesgados por intereses de los productores y que hay que seguir corroborando.
Resumiendo, el alcohol consumido de forma moderada y ocasionalmente, nos puede mejorar la actitud en esos momentos especiales que pasamos con amigos o con la familia, siempre que lo consumamos de forma responsable y no tengamos que asumir riesgos de conducción, etc. Consumir diariamente una copa de vino tinto al día, y siempre menos de 40 grs., parece ser beneficioso, aunque se debe seguir confirmando con estudios sucesivos.
(De momento, con esto termino el tema del alcohol.)
Ángel Cornago Sánchez