Mostrando entradas con la etiqueta Expertos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Expertos. Mostrar todas las entradas

viernes, 15 de mayo de 2020

VIVIR CON EL COVID


VIVIR CON EL COVID

La pandemia del covid según todos los indicios, va a durar bastantes meses. El encierro no es la solución, porque el tejido productivo se destruiría y la economía quedaría lastrada tal vez para mucho tiempo, además de provocar mucha miseria. Hay que abrir la sociedad. Hay que recurrir a la responsabilidad de los ciudadanos. No debemos ser tratados como niños y fiarlo fundamentalmente a la represión. Los ciudadanos, por nuestra parte, debemos tomar conciencia de la responsabilidad que tenemos. Es la forma de más garantía, la más madura, la más respetuosa, la más democrática. Es un tema que nos atañe a todos y todos debemos implicarnos.
No queda otra solución que convivir con el covid, ahora ya con la expansión atenuada, pero para eso hay que insistir hasta la saciedad en métodos rigurosos de protección individual y colectiva. La protección individual es responsabilidad personal: las mascarillas, el lavado de manos, la distancia, evitar reuniones, seguir las normas de los expertos, etc.
Las mascarillas: imprescindibles en actividades compartidas. No basta la distancia. Respirando normal el virus puede llegar a dos metros, pero tosiendo, haciendo deporte, puede llegar mucho más. Las mascarillas deben ser “homologadas”. Muchos sanitarios se han contagiado por material de protección inadecuado.
Las medidas colectivas: evitar reuniones tan irresponsables como las que se están viendo los primeros días de asueto.
En las empresas, los Servicios de Seguridad e Higiene junto con los Servicios Médicos, deben plantear las normas necesarias, si es preciso con asesores oficiales, pero son los que conocen cada empresa. Dictar solo normas generales no vale, porque hay muchas situaciones particulares que conocen los técnicos de cada centro de trabajo. Es negativo no delegar, tanto en las empresas como en las Comunidades Autónomas. Por supuesto controlando. Hay muchos matices que desde el vértice de la pirámide del poder no se pueden conocer.
Por supuesto, exigir a los políticos competencia acudiendo a los asesores más capacitados, que en este país hay muchos y muy buenos. Es una negligencia no recurrir a los mejores en favor de camarillas. Hay que buscar la excelencia en la gestión, porque de las consecuencias de no hacerlo depende el que haya más o menos muertos y graves problemas económicos y sociales.
Delegar y compartir es la forma más inteligente y eficaz de ejercer el poder en temas tan importantes y de consecuencias tan nefastas como los actuales.
Fotografía: Santander

Ángel Cornago Sánchez



http://angelcornago.es/

domingo, 22 de noviembre de 2015

LOS FALSOS EXPERTOS NOS PUEDEN MANIPULAR

Expertos
Utilizar este calificativo o disimularlo de tal es una forma ladina de utilizar al ciudadano para mediatizar nuestras opiniones con fines económicos dirigidos al consumo de determinadas sustancias para enriquecer a grupos económicos determinados, o ideológicos, para influir en el voto en las elecciones.
Los expertos son personas con conocimientos muy por encima de la media sobre determinadas materias. Se puede decir que un experto conoce todo lo que se sabe de la materia en la que está especializado, hasta los máximos avances.
La autoridad de un experto emerge de ese saber especial, y su magisterio, sienta cátedra sobre la materia en cuestión. Ese magisterio o ese pronunciamiento del experto, si se le da publicidad en los ambientes del área de influencia, crea estado de opinión, y tiene repercusiones sobre sus decisiones ideológicas, económicas, o de consumo.
Si los expertos lo son realmente y, además son honrados, es un excelente medio para hacernos partícipes de su sabiduría, para abrirnos perspectivas sobre las materias que trata, y que así tomemos las decisiones más adecuadas a la hora de asumir una idea o decidir un consumo, pero en no pocas ocasiones, los expertos dependen directa o indirectamente de los propulsores de ideologías  y estados de opinión que les interesa manipular a la población según sus intereses. Incluso en el ámbito de la investigación científica algunos estudios están sesgados. Es otra de tantas perversiones que se da en la sociedad actual.
Hay muchos expertos honrados trabajando, y muchos de ellos investigando en silencio, y gracias a su trabajo, las ciencias, la medicina y la tecnología, ha avanzado en los últimos lustros. En general tienen poco reconocimiento social ni económico, porque los ídolos sociales, en este momento histórico que estamos viviendo son de cartón-piedra. Muchos voceros de los medios de comunicación, con muy discutible preparación, disfrazados de expertos, propalan opiniones desde el púlpito de las televisiones, bajo las directrices de quien les paga.  No es la verdad lo que buscan y que el ciudadano tenga una idea madura sobre qué quiere votar; los mecanismos suelen ir más a la emoción que a la inteligencia. Tratan de manipular sus decisiones.
Debemos ser críticos con todo lo que vamos a asumir como nuestro.
Ángel Cornago Sánchez


jueves, 13 de febrero de 2014

Expertos y poderes

Expertos y poderes

Estamos en un mundo en el que priman los poderes económicos que manejan a los poderes políticos  y a los poderes judiciales a través de los poderes políticos. Esto es así, y para convencerse solo hay que observar nuestro país, aunque también se da en otros muchos, pero tal vez no con tanta virulencia y descaro.
¿Quién puede entender que la banca condone millones de deuda a los partidos? Eso no es a cambio de nada.
Los sistemas de los partidos son piramidales. Existe una oligarquía donde se trasmiten las líneas y opiniones y, “el que se mueve no sale en la foto”.  Los cargos, fuera de la oligarquía, deben ser meros transmisores de consignas, no les interesa que tengan ideas propias. Por eso no les interesan las listas abiertas.
El poder judicial, teóricamente independiente, basamento del un estado de derecho, esta politizado. Determinados jueces emiten sentencias sorprendentes dependiendo de sus simpatías políticas. El Poder Judicial, es elegido por los partidos. Un escándalo de  tales proporciones, que si no estuviésemos adormecidos por tanto abuso, no deberíamos consentir. También hay muchos jueces honrados, cuya tarea es muy difícil por las presiones de uno u otro lado.
El sistema está gastado y no sirve; es preciso nuevos políticos y nuevos partidos con otra forma distinta de estructurarse, y sobre todo con principios éticos y no partidistas a la hora de defender sus ideas y alcanzar el poder. Los salvadores extremistas de izquierdas y de derechas: peligrosos, nos llevarían al desastre.
Los expertos, es una forma ladina, de utilizar al ciudadano para dirigir nuestras opiniones con fines diversos, ideológicos, o económicos dirigidos al consumo de determinadas sustancias para enriquecer a grupos económicos determinados
Los expertos son personas con conocimientos muy por encima de la media sobre determinadas materias. Se puede decir que un experto conoce todo lo que se sabe de la materia en la que está especializado, hasta los máximos avances.
La autoridad de un experto emerge de ese saber especial, y su magisterio, sienta cátedra sobre la materia en cuestión. Ese magisterio o ese pronunciamiento del experto, si se le da publicidad en los ambientes del área de influencia, crea estado de opinión en los ciudadanos, y tiene repercusiones sobre decisiones ideológicas, económicas, o de consumo.
Si los expertos lo son realmente y son honrados, es un excelente medio para hacernos partícipes de su sabiduría, para abrirnos perspectivas sobre las materias en cuestión, y que así tomemos las decisiones más adecuadas a la hora de asumir una idea o decidir un consumo, pero, en no pocas ocasiones, los expertos dependen directa o indirectamente, de los propulsores de ideologías o de grupos económicos que les interesa lanzar tal o cual sustancia para el consumo, o tal o cual idea a la opinión pública. Incluso algunas investigaciones están sesgadas por intereses. Es otra de tantas perversiones que se dan en la sociedad actual para utilización de los ciudadanos.
Hay muchos expertos honrados trabajando,  y muchos de ellos investigando en silencio, y gracias a su trabajo, las ciencias, la medicina y la tecnología, ha avanzado en último siglo. En general tienen poco reconocimiento social ni económico, por que los ídolos sociales, en este momento histórico que estamos viviendo, son de cartón-piedra.
Considero que debemos ser críticos con todo lo que vamos a asumir como nuestro.
Ángel Cornago Sánchez