Mostrando entradas con la etiqueta Rajoy. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rajoy. Mostrar todas las entradas

viernes, 1 de junio de 2018

RESACA DE LA MOCIÓN DE CENSURA

Sí, siento desazón, supongo que como muchos españoles. No por Rajoy que se va, que debería haber dimitido hace mucho tiempo por la corrupción de su partido.
Lo que llega da miedo. Sánchez para mí es un incompetente, con una avaricia desmedida por llegar a ser presidente, sin méritos y sin talla intelectual ni moral para serlo. Además aliándose con quien sea para conseguirlo a costa de renunciar a principios e ideales de los que al parecer carece. Los populistas, los nacionalistas, etc. Es un segundo Zapatero pero peor. La crisis del PSOE sigue, en cuanto a políticos de talla en activo; debería ser el partido más importante del espectro político por su ideología socialdemócrata.

La sesión de ayer del Congreso, fue un fraude; el postureo, los discursos televisados de todos los políticos para el consumo de los ciudadanos cuando nada importaban para la solución final. Todo estaba pactado en los despachos con acuerdos que no sabemos, algunos de ellos probablemente inconfesables.
 El tema de los nacionalistas hay que resolverlo de una vez por todas. Es un tema grave; los nacionalistas con menos de un 2% de los votos deciden la suerte de un país, a puro de chantajes y de concederles prebendas y dinero que proviene de todos los ciudadanos de este país.
Estamos alimentando su supremacismo, reconociéndoles que sus votos valen mucho más que los del resto de los ciudadanos. Lo reconocen nuestros políticos en la ley electoral, y luego para conseguir acuerdos tan importantes como los presupuestos. Habrá que acabar de una vez por todas con este privilegio si este país quiere ser justo y viable. Nos saldría más barato que fuesen independientes. Defiendo esa posibilidad, siempre que sea una mayoría mayoritaria la que la reclame; no se puede dejar "colgados" y sometidos a ciudadanos que se sienten también españoles.
El panorama actual es deprimente.
Ángel Cornago Sánchez

domingo, 23 de octubre de 2016

SIMPATIZANTE- VOTANTE, AFILIADO, CARGO DEL PARTIDO; UNA OPINIÓN DESPUÉS DE LA DECISIÓN

SIMPATIZANTE- VOTANTE, AFILIADO, CARGO DEL PARTIDO

En esta guerra de discrepancias y opiniones encontradas sobre qué debería hacer el partido socialista respecto a la investidura de Mariano Rajoy, es preciso analizar la responsabilidad de cada cual a la hora de tomar opción sobre qué decisión tomar, si votar en contra o abstenerse. Todos podemos opinar, los simpatizantes que se supone que son, o somos también los votantes, pero, sobre todo, los militantes, y los cargos del partido.
Todos pueden tener su criterio y, si lo manifiestan públicamente, sería conveniente que lo razonaran y lo explicaran, entre otras cosas para compartir con otros sus razones que, tal vez, pueden ser adecuadas y puedan sumar aliados a su postura. En mi caso, todavía no he escuchado ni leído una razón de peso para “no abstenerse”. Domina el "no, por el "no".
El simpatizante-votante, ante cualquier tema controvertido como el actual, puede opinar y dejarse llevar por “lo que le pide el cuerpo”, aunque no sea lo mejor para el partido; no precisa razonarlo. No tiene que dar cuentas a nadie, solo a su conciencia y a su sentido común. Los militantes también pueden dejarse llevar por su juicio pasional; solo los une al partido una firma.
Pero no todos pueden manifestarse en temas trascendentes sin fundamentar su decisión. Me explicaré. Los cargos del partido tienen una gran responsabilidad. Entiendo que “el cuerpo les pueda pedir votar “no” a la investidura de Rajoy”; pero, sobre todo en casos de trascendencia, no son libres para hacer lo que les “salga de las tripas”, y, están obligados después de una catarsis frente a espejo o de apretar los puños, decidir lo que sea mejor para el partido y, para eso, deben ser honrados y fríos al analizar las opciones y las posibles consecuencias. Deben optar por lo mejor para el futuro del partido.
Pienso, que el PSOE, en este momento, tiene la suerte de tener a  Javier Fernández y a una serie de personas “templadas” como él, que anteponen los intereses de su partido y los del país, para decidir la “abstención”, que no es lo mismo que “apoyar”; (se están confundiendo los conceptos de forma interesada). Pueden liderar el partido, renovarlo curando sus heridas y, quien sabe, si en un futuro no muy lejano ser opción de gobierno.
Otro argumento no despreciable, el PSOE con esta opción ha hecho un excelente servicio al país. El “no”, y los que abogaban por esta opción, nadie sabe adonde nos querían llevar, además de a terceras elecciones, y a un más que posible mayor descalabro del PSOE.
Ángel Cornago Sánchez

 Fotografía tomada de Internet. "Estrella Digital"